Malfollado y sin amigos

Llega "Malfollado y sin amigos", la novela

Escrito por malfolladoysinamigos 09-12-2015 en novela. Comentarios (0)

Ya puedes leer on line, descargar gratis o ver el trailer (si eres más de pelis que de libros) de la novela que este blog engendró.

www.malfolladoysinamigos.es

Campaña sindical

Escrito por malfolladoysinamigos 05-06-2015 en policia. Comentarios (0)

“La situación sindical a nivel policial en este país es muy similar a su política, rezuma el rancio tufillo de la Democracia Mediterránea”

                                                                                                                                                                                            Ángel Tiolino.


El próximo día 10 de junio se celebran las elecciones al Consejo de la Policía y nuestras comisarías vuelven a ser escenario del ya tradicional mercadeo de votos. Los tres principales sindicatos del Cuerpo Nacional de Policía, CEP, SUP y UFP regalan a quienes les vayan a votar un reloj marca Cauny, una tablet Huawei y un reloj Lotus respectivamente.

Los tres sindicatos intentan enmascarar esta entrega de regalos para que parezca un ejercicio de benevolencia sindical en lugar de una descarada compra venta de votos,  pero hace falta mucha tela para disfrazar una patraña tan grande y a los tres les asoma la desvergüenza por entre las costuras.

El CEP presenta su “vale por un voto” como un regalo a sus afiliados con motivo del XII aniversario, parece ser que como no celebraron el X van a celebrar el duodécimo por todo lo alto. La UFP, por su parte, asegura que su regalo es para conmemorar su XXV aniversario aunque éste se cumplirá después del verano. El SUP, que ya agotó la excusa del XXV aniversario en las elecciones de 2007, presenta su regalo como un premio a la participación y el compromiso de sus afiliados y afiliadas.En cualquiera de los casos, por muy afiliado que seas, si no vas a votar no tienes derecho a regalo. No importa que a tu padre le haya dado un infarto y hayas pasado la jornada electoral en el hospital o que unos terroristas hayan secuestrado a tu hija y rescatarla te haya costado tres días y la visión en un ojo, si no presentas en la sede tu justificante de voto no hay regalo. 

Ahora bien, si no eres afiliado a ninguno de esos sindicatos pero quieres su regalo, aún estás a tiempo de conseguirlo. Tanto el CEP como el SUP te ofrecen la posibilidad de que te unas a sus filas antes de que se abran las mesas electorales, eso sí, si quieres tu regalo tendrás que permitir que su interventor supervise que tu voto va para ellos. La UFP va más allá, si quieres su reloj no te piden afiliación, basta con que les votes.

El procedimiento consiste en acercarse a la mesa electoral y expresar tu voluntad de que el interventor del sindicato elegido te “ayude” a emitir tu voto, así éste te acompañará al puesto donde debas ejercer tu derecho para comprobar que votas a su sindicato. Eso sí, una vez hayas vendido tu voto comprueba que el interventor apunte tu nombre y apellidos, no sea que luego te quedes sin ese regalo con el que los sindicatos premian tu fidelidad.

Fue la UFP quien rompió el hielo en el año 2003 ofreciendo a sus afiliados una paletilla de jamón como premio por ir a votar. Debieron cumplir a la perfección con su objetivo pues en el 2007 el SUP ofrecía una televisión TFT, la CEP un reloj de marca y la UFP un mp4. Desde entonces, la democracia en las elecciones al Consejo de la Policía se ha ido deteriorando hasta el punto en que nos encontramos.

El sentir generalizado entre los miembros del Cuerpo Nacional de Policía es que este mercadeo de votos es una auténtica vergüenza, pero la participación en estas elecciones supera el 80 por ciento. Ochenta de cada cien funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía califican de vergonzoso que los sindicatos hagan presentes caros a cambio del voto mientras salen de la sede sindical con su regalo debajo del brazo. De este modo, sindicatos y afiliados somos partícipes de este insulto a la democracia que acontece en el seno de nuestra amada institución una vez cada cuatro años.

Soy representante de un sindicato al que pertenezco por convicción ideológica y en el que me mantengo por haberme demostrado que puedo contar con él cada vez que se hace necesario presentar batalla para defender los derechos, no de mis afiliados y afiliadas, sino de mis compañeros en general. Un sindicato que se fundó en la clandestinidad durante la dictadura y cuyo primer lema fue “por una policía civil y democrática al servicio del pueblo”, un lema que en pleno siglo XXI debe ser el lema de cualquier sindicato policial. Bien, pues lo de democrática habría que quitarlo del eslogan. Entre los tres se han cargado la democracia y se están cargando el sindicalismo policial. Porque a los representantes sindicales ya no nos compensa pelear por los derechos de los policías, ya no nos compensa buscarnos antipatías entre comisarios e inspectores jefes que nos suponen obstáculos a la hora de recibir merecidas medallas o de acceder a puestos para cuyo ejercicio estamos perfectamente capacitados, ya no nos compensan las preocupaciones, ya no nos compensa la militancia porque, al cabo de cuatro años, nuestros compañeros no van a premiar nuestro esfuerzo con su voto, se lo van a entregar al que haga el regalo más caro.

Ante las quejas que en estos términos hemos presentado un buen número de representantes sindicales, la respuesta siempre es la misma: “mientras los otros sindicatos hagan regalo, nosotros tenemos que hacerlo porque si no nos hundimos”. Lo más triste es que tienen razón, mientras los tres sindicatos no se pongan de acuerdo para poner fin a esta lacra, los policías se van a frotar las manos cada cuatro años pensando en cual será el próximo obsequio.

Apelo a las personas ajenas al CNP que lean este artículo a que no piensen que los policías somos menos democráticos que el resto de la ciudadanía, ¿hubiera obtenido los mismos resultados UPD en las últimas municipales y autonómicas si hubiesen regalado obsequio valorado en 445 euros a quien les entregara su voto?

Pero mi indignación no deviene únicamente de mi condición de policía y representante sindical, también me indigno como ciudadano. Todos los años los sindicatos policiales con representación en el Consejo de la Policía reciben subvenciones del Estado de modo que, al menos en parte, los regalos que se hacen a los policías se pagan con el dinero de los contribuyentes. El presupuesto para estas subvenciones asciende en 2015 a 260.520 euros mientras que los regalos que realizan los sindicatos parecen estar valorados en 445.95 (CEP), 192,57 (SUP) y 85 (UFP) euros. Teniendo en cuenta que somos más de cincuenta mil policías y que acudimos a las urnas más del ochenta por ciento, cada cual que haga sus cuentas.

Este asunto ha sido publicado en diversas ocasiones en la prensa y fue denunciado por el sindicato policial SPP ante un Juzgado que archivó la denuncia. No estoy contando pues, nada nuevo, pero la indignación y la vergüenza me impelían a hacer algo y todo lo que se me ocurría era desahogarme sacando este blog de la vía muerta en que se encontraba.

No obstante, antes de publicarlo decidí ponerme en contacto con Mónica Gracia, la Secretaria General del SUP, sindicato al que pertenezco, para expresarle mi malestar. Mónica confesó haber hecho un par de intentos para que los tres sindicatos dejaran esta práctica al unísono, argumentando que si lo hacía sólo uno de ellos todos sus votantes se pasarían al que sí hiciera regalo. Lamentable pero cierto. De uno de esos intentos parece ser que hay constancia documental pues fue en una reunión del Consejo de la Policía y constó en acta. En dicha reunión el Ministro del Interior pidió responsabilidad a la hora de hacer regalos para no herir la sensibilidad de la ciudadanía en estos tiempos de crisis. El SUP recogió el guante y propuso que los sindicatos que hacían regalo dejaran de hacerlo. El CEP se sumó a la propuesta pero la UFP se negó argumentando que ya había pagado parte del enorme pedido de relojes que había hecho. Esta vez no pudo ser, pero sabiendo que hay voluntad por parte de las tres fuerzas sindicales, estoy seguro que aprovecharán la próxima reunión del Consejo para comprometerse por escrito a poner fin a este mercadeo de votos que deteriora muy notablemente la imagen de la Policía.


Proximamente: Malfollado y sin amigos, la novela.

Escrito por malfolladoysinamigos 08-06-2014 en Anuncio. Comentarios (0)